la obra

     LA PROPUESTA


ILIRIA es una red social de contactos, donde los perfiles virtuales se corresponden con los personajes que Shakespeare creó en Noche de reyes. Los personajes ‘reales’ son  nuevas creaciones a partir de los primeros. De este modo, en ILIRIA el texto clásico y el texto contemporáneo su confunden y mezclan para crear una nueva comedia actual que hunde sus raíces en el clásico.

Esta nueva dramaturgia supone una relectura de los juegos identitarios barrocos adaptándolos a las nuevas máscaras que la red nos proporciona. En este contexto, el amor romántico es sustituido por las nuevas relaciones líquidas vaticinadas por el sociólogo polaco Zygmunt Bauman.

 

     ORIGEN DEL PROYECTO


ILIRIA surge como necesidad de llevar a cabo un proceso de creación donde poner en práctica el entrenamiento del actor, una metodología de creación o devising enfocada al teatro contemporáneo y un sistema de trabajo basado en la colaboración y la co-creación.

ILIRIA es la respuesta a años de experiencia de Juan Ceacero como intérprete e investigador en las disciplinas y entrenamientos que desarrolla en Vértico — asociación de entrenamiento para actores co-fundada y dirigida por Michael Stubblefield, Sol Garre y él mismo — y el trabajo desarrollado junto a Gérard Imbert en la Casa del Pino, espacio de creación, teatro y residencia artística en Hondón de las nieves (Alicante).

El punto de partida fue aplicar a una de las grandes comedias de Shakespeare un proceso de co-creación de una ‘nueva obra’ donde actores y equipo artístico pudieran proyectar su propia visión como creadores.

 

     UN PROCESO DE CREACIÓN E INVESTIGACIÓN


El elenco se ha sometido a los entrenamientos psicofísicos de Suzuki y Viewpoints —procedentes de la norteamericana SITI Company, dirigida por Anne Bogart — y a través de trabajos específicos e improvisaciones han ayudado a la creación de la versión y los personajes.

De forma similar, las personas encargadas de la dramaturgia, escenografía, figurinismo, diseño audiovisual, de sonido y gráfico, han podido experimentar un proceso colaborativo e integral de creación. Cada uno de los elementos que componen el montaje han sido creados a la par, gracias al uso de la improvisación, la documentación y la implicación artística de cada uno de los integrantes.